Escuela Floragaita, Neiva. Foto Diana Torres, 2008

viernes, 14 de noviembre de 2008

LA PREPARACION, PARTIDA Y LA LLEGADA A NUESTRO DESTINO

EL INICIO DE NUESTRAS EXPERIENCIAS



Nos reunimos algunos practicantes de la zona la cuenca en la Normal y otros en el Ceibo con los maestros titulares, para esperar al recorrido que transporta a los profesores de la Cuenca, desde las 5:30 AM hasta las 6:15 AM.

Era un dia fresco, armónico y resplandeciente, todos hablamos y hacíamos comentarios de las expectativas que teníamos al llegar al a vereda, encontrarnos con la comunidad, de que tipo y a su vez estábamos emocionados, atentos a lo que podía suceder en el transcurrir del camino a unos cuantos minutos queda el retén militar de las fuerzas armadas de Colombia, por obligación teníamos que evacuar del vehículo para una requisa, algunas compañeras se trasnocharon el día anterior alistando maletas y carga por tal motivo no querían bajar , Adriana al final lo hizo , pero cuando se bajó un soldado la regañó y le dijo: "Terca… Bueno al fin y al cabo maestras".

La compañera Adriana se iba mareando un poco por la vueltas de la carretera, ya que su terreno es montañoso y con muchas curvas, observamos que la carretera está en proceso de construcción por el deterioro en época de invierno y por algunas obras como el reservorio de agua para la ciudad de Neiva y otro para las urbanizaciones nuevas.

Durante el trayecto se iban recogiendo los niños de la escuela Platanillal, esa alegría inmensa al ver esos chiquitines, alegres, con ganas de estudiar y esa actitud positiva al encontrarse con la maestra. observamos que los padres campesinos son demasiado colaboradores y preocupados por el estudio y bienestar de sus hijos.


El paisaje se divisa vivo, muy colorido, la frescura del aire que se respira, el zumbar del río y el cantar de los pajaritos en el inmenso bosque y por las flores de cachimbo y gualanday que rodea la zona.


El primero en despedir el viaje fue Carlos, la maestra titular y los niños de Platanillal. Luego a 20 minutos descendimos del bus, para empezar la inesperada trayectoria de los barrancos que nos conducía a Floragaita, La profesora Nelly, Adriana y Diana nos quedamos en la guarapería la opita, el recorrido siguió su rumbo. Como Diana iba muy cargada tuvimos que esperar la mula que baja del alto, la leche a la carretera para que esta subiera con la carga cabrestiado don Arnulfo esposo de la Profesora, pues nos estaba esperando, y luego nosotras subimos a pie.
En el avanzar de la caminata nos estábamos cansando, por que es una montaña muy parada y rocosa, la única distracción fue que en cada parada observábamos lo hermoso de las montañas, la pureza que da la madre naturaleza, las vegas , los caseríos , el río la Ceibas, diversas plantas y árboles que encontrábamos en el camino preguntándole a la profesora su nombre común y su utilidad tales como: “Cuchiyuyo”; que sirve para que abunde mas agua en los nacederos, “Mosquero” que sirve para escobas y lavar losa, “balso” que sirve para fabricar balsas o canoas, “eucalipto” que sirve para los bronquios y gran cantidad de guayabos, cultivos de caña ,papayo y plataneras.